jueves, 16 de junio de 2011

Nuestros sueños compartidos

En momentos en que la atención parece unilateralmente posada sobre el caso del tenebroso Schoklender y el escándalo en el INADI (por favor, hagan callar a María Rachid!) es bueno volver sobre lo permanente.

Desde los años 60, el fusilador Francisco Manrique (que también estuvo piloteando un avión el 16 de junio de 1955, ametrallando y bombardeando al pueblo indefenso) instrumentó planes de "viviendas populares".
Estos son los "barrios" construidos por los libertadores que ahora quieren retornar reciclados en las distintas formas del proyecto dependiente:





 Las viviendas y los barrios también pueden ser intensamente inhumanos, crueles, despiadados y violentos.
Algo cambió desde 2003, mucho.
Aquí vemos las viviendas construidas por la Fundación Madres de Plaza de Mayo:


Fíjensé qué cocina:




3 comentarios:

Daniel dijo...

Si, es absolutamente notable la diferencia. Es lo contrario justamente allí donde lo marcás; en lo que atañe a "lo humano".
Y bueno, que se podía esperar de un tipo que meó el cadáver de Evita.

Hilda dijo...

Excelente.
Nada ni nadie podrá manchar la obra de Las Madres ni los planes de inclusión social.

paola dijo...

Muy buena idea esta de los contrastes.
Pasaré más seguido

Archivo del blog