miércoles, 1 de junio de 2011

Si usted es un PEP, tenga cuidado

Ayer pasé por una casa de cambios para hacer un trámite no habitual, al menos para mí: transferir 50 dólares a la orden de una universidad de Ecuador para inscribirme en un congreso técnico y científico.
Ya se sabe: esas reuniones son  una oportunidad inmejorable para visitar playas exóticas, hacer nuevos amigos, aprender idiomas,  comer platos extravagantes, hacer algún negocio sobre patentes y marcas, y eventualmente, enterarme de las últimas novedades o chimentos científicos. Entre los especialistas de la ciencia que cultivo, y presumo en el resto también, los asuntos tipo Strauss-Kahn son cosa de todos los días: todo sea por el Progreso.
Saqué un número y esperé.
Expliqué mi situación a la señorita que me atendió:
- Quiero transferir 50 dólares.... etc.
- ¿Usted es empleado estatal?- me preguntó con exagerada amabilidad.
Sorprendido, respondí que sí, que era empleado del Conicet. ¿Cómo se había dado cuenta? ¿Tenía cara de burócrata? ¿El tráfico de expedientes me había dejado marcas en la cara, o había impreso algún rasgo específico al modo de empuñar la lapicera con la que rellené disciplinadamente el formulario AFIP 203-1?
- ¿Y también es un PEP? - me preguntó la empleada de la casa de cambios.
Estuve tentado de responderle:
- ¿Lo qué?- pero me contuve.
Mientras negaba con la cabeza y leía al mismo tiempo el formulario que debía firmar como declaración jurada, recordé una serie de siglas. El mundo está lleno de siglas ambiguas, y anoté mentalmente:
OTAN, Organización del Tratado del Atlántico Norte: países aliados opuestos al Pacto de Varsovia, entre los cuales se encuentran Grecia, Italia y Turquía, que no tienen costas en el océana Atlántico. Eso es jauretchiano.
ALCA, o mejor, Alca-rajo, esa a cuenta del chavismo.
ITS, Inútil para todo Servicio, ese es el sello que me estampó con cara de asco un suboficial del glorioso Ejército sanmartiniano en Campo de Mayo, en épocas de la colimba.
NAFTA, un combustible en algunos países de habla española (en otros es gasolina) y el tratado de comercio entre México, Canadá y EEUU que produjo la desaparición de 4.000 variedades autóctonas de maíz mexicano en favor del maíz RR ® (Round-Up Resistent) de Monsanto.
PSA, Partido Socialista Auténtico o Antígeno Prostático Específico, este último porque ya se sabe, llegada cierta edad...
OMS, Organización Mundial de la Salud, otrora Organización Mundial de la Salud y hoy departamento de marketing global de los grandes laboratorios multinacionales.
- ¿Me quiere explicar que es eso de PEP?- pregunté mientras estampaba mi firma en la declaración jurada.
- Persona Políticamente Expuesta- me respondió amablemente la empleada.
- Entonces no es PEP sino PPE...- soy un corrector compulsivo.
- No, es por su versión en inglés, Polliticaly Exposed Person, PEP- dijo y remarcó ella en un impecable inglés comercial, como si yo fuera un marciano o un ser con capacidades diferentes.
Perplejo a más no poder, terminé el trámite y salí de la agencia de cambios con mi reaseguro para el Congreso ecuatoriano en el bolsillo.
Más tarde, en la oficina y con una pila de expedientes delante de los ojos, compuse mentalmente mi versión sobre PEP o PPE.
Lavado y blanqueo de dinero, eso. Transferencias ilegales de divisas. ¿Pero por qué "políticamente expuesto"?
Las definiciones disponibles en internet dicen más o menos esto: Persona Políticamente Expuestas o “PEP”, son aquellas que desempeñan o han desempeñado funciones públicas destacadas en un determinado país. Esta categoría incluye, por ejemplo, jefes de estado o de gobierno, políticos de alta jerarquía, funcionarios de gobierno, judiciales o militares, altos ejecutivos de empresas estatales y funcionarios importantes de partido políticos, que debido a su condición especial de PEP, por razones políticas dentro de sus países de origen o quizás diplomáticas cuando se desempeñan en el extranjero, reciben un trato diferencial y de suma discreción.
O sea, se da por descontado que si vos sos político o funcionario estatal, lavas dinero sucio proveniente del narcotráfico, contrabando de armas, trata de mujeres y corrupción.
Asocié de inmediato con la ong bienintencionada denominada Poder Ciudadano, sucursal argentina de Transparency International, que pone la lupa sobre la transparencia estatal y es financiada por oscuras multinacionales que no dan cuenta a nadie de sus contabilidades dobles.
Todo el mundo sabe que el dinero del narcotráfico se blanquea en los bancos multinacionales (el Citicorp es el mejor ejemplo) y que esa circulación es vital para la buena salud del sistema bancario global. Pero no existe un Poder Ciudadano que vigile esos manejos.
Si sos un empresario que fuga capitales, sos políticamente correcto.
El mundo se maneja de un modo incomprensible.






.

4 comentarios:

Hilda dijo...

Hola, pasé y espié tu blog...
¿Te parece que el mundo es incomprensible o es una lógica diagramada por... otros?
No la comprendés porque la mirás desde el simple lugar de un integrante del CONICET... comprá unas cuantas hectáreas, dedicate a la "producción productiva" y encontrarás la lógica.
Me gustó tu post, contenido y forma de decirlo.

Jorge Devincenzi dijo...

Claro, Hilda. Claro.

Unfor dijo...

Quedate tranquilo que pinta de musulmán no tenés.
Y barba, a ésta altura, hasta el capo de la Fed usa.
Te toman como occidental y cristiano; pasás sin problema.

Jorge Devincenzi dijo...

Es interesante cómo el sistema económico se revuelve espantado porque la Secretaría de Comercio multó a consultoras que no revelan su sistema de cálculo inflacionario.

Archivo del blog