viernes, 2 de diciembre de 2011

HERNAN BRIENZA: "ES LINDO INFORMARSE"

Confieso que Pacho O'Donnell no me cae bien, ni personalmente ni como historiador. Lo creo un representante del viejo populismo conservador, y tampoco me caen bien su salto acrobático desde el protagonismo en los '90 al kirchnerismo. 
Su pose gangosa me recuerda al ex-canciller (y presidente de la Compañía Gral de Combustibles, una empresa del grupo Motor Columbus creada para piratear gasoil barato de YPF), Nicanor Costa Méndez, quien usaba bastón de marfil para simular ser miembro de la nobleza británica. 
También proveniente del "nacionalismo", Costa Méndez fue un elemento clave en la entrega de las Malvinas (y de su petróleo) y el inicio de esa guerra insensata.
No discuto las razones por las que el Gobierno decidió crear el Instituto Manuel Dorrego (léase Dogggego) como modo de generar un debate sobre la historia oficial, ni que haya designado al divulgador Pacho O'Donnell a su frente. Presumo que nuestra Presidenta también pensó en Galasso, pero por razones políticas se decidió por O'Donnell, quien resulta más potable para el poder por eso de los nuevos consensos. 
Al fin y al cabo, es más importante pelear por la distribución actual del ingreso o el reparto de ganancias entre los trabajadores (entre muchas otras cosas) que sobre el papel de Lavalle en Navarro. Por eso me parece necesario divulgar estos breves textos aclaratorios de Norberto Galasso, a quien Pacho, en TN y ante el gesto divertido de Marcelo Bonelli, señaló como "marxista".    




ACLARACIÓN

Dado que se ha producido un cruce de opiniones entre el compañero Facundo Moyano y el periodista Hernán Brienza, donde este último señala que no acepté incorporarme al Instituto Dorrego y que va a publicar mi carta para demostrar que utilizo “los mismos argumentos
que Sarlo y Lanata”, que los he acusado de “fachos retardatarios” y que me hago “la víctima discriminada”, le solicito la publicación de las 2 únicas cartas que envié a ese Instituto (previas a la aparición del decreto) y que permiten dejar todo aclarado.

Cabe solamente agregar que tiempo atrás, Pacho O’Donnell me hizo llegar la información de que se había constituído dicho Instituto, así como los integrantes y los puestos que ocuparían junto a un proyecto de decreto y una diplomatura designada “La Otra Historia Argentina”, darse en la Universidad de las Ciencias Empresariales, por la módica suma de $ 2.500 por un ciclo de 12 clases, y me ofrecía participara como miembro honorario del Instituto.

A ello contesté:


Buenos Aires, 9 de septiembre de 2011

Al  Instituto Nacional de Revisionismo Histórico Argentino e
Iberoamericano "Manuel Dorrego”

He recibido una comunicación del Instituto,  por el cual  se me propone como “Miembro de Honor”. Sin embargo, como en estos momentos estamos constituyendo un Instituto de Estudios históricos, políticos, económicos y sociales, con un grupo de compañeros, que seguramente
mantendrá posiciones distintas a las que sustenta éste, debo agradecer a ustedes la gentileza pero declinar dicho ofrecimiento para evitar confusiones e incompatibilidades en momentos en que la Argentina necesita la mayor claridad posible y no avanzar en equívocos.
Atentamente,
Norberto Galasso

Luego intervino Víctor Ramos y le contesté:


4 de octubre de 2011

Al Instituto Nacional de Revisionismo Histórico Argentino e
Iberoamericano “Manuel Dorrego”

Respuesta al envío de Víctor Ramos

He recibido un correo electrónico en el cual Víctor Ramos lamenta mi rechazo para integrarme como Miembro de Honor en ese Instituto y manifiesta que ello provoca “confusión” y que mis argumentos  son “enigmáticos”.
Para aclarar la decisión tomada, reseño lo siguiente:

-Desde 1997, en el Centro Discépolo, hemos venido formulando la crítica a la Historia Oficial y asimismo hemos tomado distancia del revisionismo nacionalista de derecha desde nuestra línea de los Cuadernos de Indoamérica publicados por “Frente Obrero” y de Revolución y Contrarrevolución en la Argentina, de Jorge A. Ramos.

-Así publicamos 30 cuadernillos bajo el rótulo “Cuadernos para la Otra Historia”. En base a ellos dimos conferencias, armamos talleres y el 2005 los convertimos en 10 DVD que ha difundido últimamente el periódico “Miradas al Sur”. Alrededor de esta tarea se fueron
nucleando jóvenes que hoy integran el grupo que redacta –desde 2010- “El Cronista del Bicentenario”.

-Asimismo, desde el 2005 publicamos en la editorial de Madres de Plaza de Mayo, 4 tomos de Los Malditos, personajes silenciados o tergiversados por la Historia Oficial.

-De la misma manera, hemos dado cursos en Cancillería, Sindicatos y Agrupaciones populares especialmente en el conurbano.

De todas estas experiencias surge mi compromiso personal, militante, con el grupo de compañeros que ha llevado adelante esta tarea.
Carecería, pues, de sentido, sumarme a otro grupo donde es fácil advertir que no coincidimos en interpretaciones sobre asuntos importantes, como por ejemplo, la Revolución de Mayo, la caracterización de Rosas, Urquiza, Mitre y Sarmiento hasta diferencias políticas respecto al Golpe del 30 o al menemismo que derivan de la influencia liberal-conservadora que pesa sobre algunos integrantes de ese Instituto así como la influencia nacionalista clerical que pesa
sobre otros.

Trabajemos, pues, cada uno por nuestro lado. Por esta razón, señalé en mi declinación al nombramiento, que deberíamos evitar equívocos  para dar la polémica a la Historia Social con posibilidades de éxito. Para esa polémica es necesario, a nuestro juicio, tener en claro que hay
enorme distancia entre saavedrismo y morenismo, entre rosismo y “chachismo-varelismo”, entre uriburismo e irigoyeinismo, entre menemismo y peronismo histórico, entre nacionalismo e izquierda nacional.

Saludo a ustedes atentamente,
Norberto Galasso

De este modo le evito al Instituto la preocupación por publicar estas cartas, las cuales demuestran que no afirmé lo que sostiene Brienza, sino una posición clara y consecuente con las ideas que vengo sosteniendo desde hace largos años.
Escribo estas líneas porque “es lindo informarse”, como sostiene Brienza.

Norberto Galasso

8 comentarios:

Hernando Harb dijo...

Sí, la información clara, valiente y lo más imparcial posible es muy buena sobre todo en tiempos de cólera creadas desde un reinado efímero sacralizado por alguna desdichada jerga monárquica desactualizada. Pero "Pacho" O´Donnell es un representante de la desdichada política argentina y de la historia tergiversada desde su profanadora trayectoria menemista. El autor de un cuento inefable, "La seducción de la hija del portero", y de otras osadías rocambolescas osa llamar "energúmenos" a los que desconfían de su labor y de sus ojos achinados como perseguidos en tiempos del dominio británico (ya se sabe, la historia nos deslumbra con sus variantes, basta observar en lo que se ha convertido China). Pero las tropelías de "Pacho" no durarán lo suficiente. La vida (la historia) nos sorprende. Y llega hasta nuestro lecho o diván o suntuosa silla de analista para golpearnos obligándonos a despertar. Y duele. Duele despertar cuando es demasiado tarde y nos damos cuenta que las monarquías desfallecen y las democracias crecen. La honestidad no es enemiga de la historia.

Jorge Devincenzi dijo...

Pacho me gusta tan poco como Carlos Escudé, que pasó de una vehemente defensa del ultraliberalismo, el menemismo y las relaciones carnales, a eso que repite en 678. Nadie puede creerle

Daniel dijo...

Y mas cuando O'Donnell justificó sus saltos político-ideológicos en 6, 7, 8, más o menos con un -"porque si".
Que diferencia sustancial entre su "claridad" y la claridad indudable que expone Galasso, verdad?
Respecto al pro-sionista, defensor a ultranza de "Occidente", Escudé... sin palabras.

Angeles Martin dijo...

Siempre buscando el pelo al huevo. Pacho o´Donell se posiciona libremente. Nunca le escuché loas ni críticas bobas que lo muestren incoherente con un pensamiento personal y libre de posicionarse para mostrar ideas inteligentes. A pesar de su origen radical y su paso por el gobierno de Menem fue respetuoso de su propio pensamiento.

Jorge Devincenzi dijo...

Angeles Martin: no se que significa ser respetuoso de su propio pensamiento, como por ejemplo reivindicar el nacionalismo y participar en un gobierno de desnacionalizaciones

PC dijo...

creo que las chicanas de Brienza son un terrible error, y que debería ser un poco mas humilde y respetuoso del Sr. Galasso. Quien esta en todo su derecho de no ser parte de ese instituto y mantener su posición ideológica de la historia. Los comentarios de Hernan son de muy baja calania, no es el camino.

Luz dijo...

Qué le pasó a Brienza? Lo consideraba una persona inteligente, pero se pone a la altura de cualquier tipo de la oposición, de esos que suelen expresarse con insultos y bajezas.
Ahhh, qué triste es la desilusión!
Qué bajo nivel de discusión!
Galasso no se lo merece.

Hilda dijo...

Respeto a Galasso como uno de los grandes, tiene derecho a diferenciarse, por su investigación y su coherencia (Pacho no la tiene)... Todos sus trabajos son de primer nivel. (mejor imposible lo que viene realizando, junto con el equipo del Centro Discépolo y los jóvenes de UTE)...
Con respecto a su participación en el "Instituto Dorrego" a veces considero (claro que es cosa mía y no de Galasso) que tendría que haber aceptado y disentir desde dentro del mismísimo Instituto Dorrego... Por otro lado pienso que sería un desgaste y un trabajo que le impediría continuar con parte de sus actividades...
No olvidemos que espacios que se abandonan son tomados...
A pesar de Pacho, celebro la creación del Instituto... La preocupación "formal" por discutir nuestra Historia se lo merece...
¿Habría que mejorarlo? sí pero ahora hay una entidad para mejorar, existe...

Archivo del blog