viernes, 22 de marzo de 2013

CHIPRE: DESPUÉS DE DESVALIJAR ARGENTINA, CAVALLO SE VIENE


El corralito bancario, vigente desde hace una semana, impide a los chipriotas extraer más de 260 euros diarios de los cajeros, porque los bancos están cerrados. 
Como es bien sabido, se argumentará que Chipre tenía un monumental desorden en las cuentas fiscales y gastó en exceso. Llegó entonces la hora de pagar. 
O garpar, como para que se entienda mejor.
La situación chipriota recuerda el lejano, lejanísimo 2001, cuando - en Argentina- los camiones de caudales iban de los bancos a los aviones llevando dólares atesorados. Fue cuando las entidades bancarias declararon al unísono que no tenían ninguna relación con sus casas matrices, y que el de ellas era sólo un nombre de fantasía.
El resultado fue que los ahorristas se quedaron sin sus ahorros.
¿Quién le pone el cascabel al gato?
El año pasado tuve la oportunidad de entrar a la sucursal de "mi entidad bancaria" con sede en Colonia, Uruguay. Y la llamo así porque su nombre, su logo y sus colores eran, son, idénticos a los de "mi entidad bancaria" en Buenos Aires. 
Fue cuando un empleado uruguayo me informó: "Es un nombre de fantasía, nosotros no tenemos ninguna relación con el banco de Argentina"...
¡Ojo!
Chipre tiene tiempo, si es que se puede hablar de tiempo en estos casos, hasta el lunes 25 de marzo.


Archivo del blog