sábado, 22 de noviembre de 2014

NO DAN PARA UNA NUEVA UNION DEMOCRATICA


Con el objetivo urgente de sacar a Lilita Carrió de su centralidad en el show mediático, la oposición en pleno olvidó odios y diferencias irreconciliables y posó para la foto en un consenso abiertamente antidemocrático: tratar de impedir que la Corte Suprema funcione con su membresía completa.
Quizás la referencia del título a la "Unión Democrática" es errónea: quizás debí referirme a un neomenemismo latente que se expresaría electoralmente si Mauricio Macri logra que la variopinta oposición termina comiendo de su mano. La alianza armada en 1945 para derrocar a Perón se llevó un chasco en febrero de 1946 pues este ganó las elecciones contra los pronósticos de toda la opinión publicada.
Dinero para repartir y comprar voluntades no le falta al hijo de Franco Macri. Para Mauricio, la Argentina es como Boca Juniors pero un poco más grande, con más "gente" en la tribuna.

Vemos en la foto a unos cuantos personajes reconocibles: el "melli" sojero, la senadora de la República Independiente de San Luis, Gustiniani (representando al socialista Binner que propugna el libre juego del mercado), distintas versiones radicales pro o anti massistas, pro o antipro, el verborrágico Juez, el ex progresista afrancesado Pino Solanas, la ingeniera enóloga Montero, y con una expresión seráfica o diabólica, los ojos vueltos hacia el cielorraso, Gabriela Michetti.
Todos ellos van por la derogación a como de lugar. Representan lo mismo que la Unión Democrática: son conservadores, radicales, demócatas progresistas y comunistas, aunque la existencia actual del famoso PC esté puesta en duda.
En distintos grados de neomenemismo, donde el extremo está representado por el Pro, para quien "la gente" quiere volver a la tablita cambiaria, a la convertibilidad y a la libre importación para que podamos consumir sin culpas (los psicoanalistas aseguran desculpabilizar con tres sesiones semanales durante siete años mínimo) tallarines y zapatos italianos, autos 100% brasileños, perfumes franceses (fabricados en China), o cualquier otro producto importado, dado que la industria argentina no es eficiente.
Claro que no es eficiente: cuando Techint-Tenaris-Ternium se dedica a exportar divisas desde Argentina con destino al paraiso fiscal de Luxemburgo donde tiene su sede, y "la gente" cree que por el contrario, somos felices poseedores de una multinacional argentina que exporta valor agregado, la ineficiencia local está asegurada.

La oposición sabe perfectamente que oponerse a elegir el quinto miembro de la Corte Suprema es una mera operación mediática, pero le importa poco.
Sacaron a Lilita de TN. A esta, por su parte, sólo le falta desnudarse (quedarse en cueros) ante Marcelo Bonelli absteniéndose de comer por 24 hs un kilo de bombas de crema, aunque las consecuencioas visuales serían despreciables.
Si eso es lo real, sin duda la opinión publicada y gran parte de la oposición está cayendo en la locura colectiva.
Algunos historiadores recuerdan que la clase dirigente del imperio romano bebía vino y cerveza en vasos y escudillas de plomo, hecho que sin duda contribuyó a su decadencia por la demencia que se apoderó de los senadores. El tóxico plomo romano ha sido reemplazado hoy en día por los medios de comunicación: la demencia puede ser perversa.
Entre tanto, el ecuatoriano Durán Barba le debe haber aconsejado a Macri no aclarar demasiado qué significa su consigna de campaña sobre la "tercera alternativa", si es que lo sabe. Al fin y al cabo, lo de "tercera" tiene distintas resonancias en la Argentina real, todas ellas irreconciliables. El objetivo es la gente despolitizada, disciplinada por las redes sociales: están virtualmente hiper-comunicados pero realmente in-comunicados.  
Balcanizada la dirigencia radical por incapacidad, explotado el ex-Frente Amplio Progresista, Macri aparece como el último contendiente, el heredero.
Por eso en todo estás vos: porque cuando estás en todo, no estás en ninguna parte.
Claro que también puede suceder que Macri se crea dios, con su vicario Michetti.
La gran pregunta es si esa famosa gente, para decirlo con palabras llanas, come vidrio y se volverá a encandilar con una nueva revolución productiva, la desregulación de los mercados, un salariazo, la imposición del dólar como moneda nacional, la vuelta a la agroexportación excluyente y otras maldades capaces de convertir a Argentina en un país inviable, extraviado en el camino de construcción de la patria, cuando la patria en verdad es el hogar.
Contra ese extravío hay que luchar. Sin vacilaciones.

Archivo del blog