martes, 26 de febrero de 2013

Clarín (titularía Crónica) a favor de los piratas


Según relata la crónica periodística, un notero de TN preguntó al secretario de Estado John Kerry (ex-candidato presidencial derrotado por Bush): “¿No piensa que debe ser respetada la expresión democrática de los isleños en el referendo?” refiriéndose al que se realizará el 10 y 11 de marzo en Malvinas y en el que previsiblemente se votará a favor del dominio colonial.

Contrasta esta defensa de las expresiones democráticas con el fervor de la señora Ernestina Herrera al lado de quienes, habiendo usurpado el poder, le entregaron a Clarín la posesión ilegal de Papel Prensa: Videla, Massera, Martínez de Hoz, mientras sus verdaderos dueños eran torturados en Centros Clandestinos.
El oportunismo de Magnetto es evidente: juega con la desmemoria de esa parte de la población argentina que se informa en alguna de las bocas de expendio de noticias del Grupo.
Ahora, Clarín defiende la expresión democrática luego de que no fueran suficientes cuatro tapas del diario para derrocar al gobierno constitucional rompiendo el orden constitucional. 
Ese oportunismo, en rigor, es su verdadera y única línea editorial desde la lejana época en que era dirigido por Roberto Noble, un caballero de cabotaje afecto a las carreras de pingos, a las mujeres fáciles y no mucho más que eso: ¿u olvidamos que las batallas por el petróleo y el acero se dirimían en tórridos encuentros clandestinos de Ernestina con Oscar Camilión, canciller de la dictadura y ministro de Menem?
¿Qué tendrá el petiso?
¿Por qué no defiende (Clarín) la expresión democrática de los argentinos con el mismo entusiasmo? 
Sabemos por qué. 
Porque su objetivo es desgastar al Gobierno Nacional y lograr, mediante la industria de las cautelares, que Cablevisión cobre lo que quiera y no se aplique la Ley de Medios.
Y no mucho más: la opinión de quienes escriben o hablan en sus medios es desechable. Hoy están Morales Solá y Nelson Castro: mañana puede ser cualquier otro. Tales opiniones, en rigor, son el soporte del verdadero mensaje, la línea empresaria.
Luego, Clarín está a favor de los piratas. Hubiera habido una fiesta con champán si se eternizaba el embargo de la fragata Libertad y los fondos-buitre ganaban la partida.
En este sentido, y vista la opinión de Clarín, habría que tomar con pinzas la postura de EEUU respecto del diferendo con Malvinas.
Obama y Kerry tienen una posición pública equidistante respecto de la soberanía y el referendo pero sus corazoncitos anglosajones están con Gran Bretaña. Incluso aunque descrean de la legitimidad de los kelpers.
No lo olvidemos. Esta es otra pulseada, y van...

Archivo del blog