martes, 3 de agosto de 2010

No a las retenciones y sí al 82%, el nuevo intento golpista

Quizás el avance opositor no tenga otro objetivo que forzar un veto presidencial para aprovechar el revuelo mediático, tal como maniobró Macri con la somera estrategia de forzar el juicio político a fin de obtener la comisión investigadora y que no fueran sus opositores quienes lo imponían.
Puede hablarse de irresponsabilidad en algunos casos, pero en los menos. El objetivo de Clarín, que herido y todo sigue siendo el conductor de la oposición al gobierno, es bastante más que desfinanciar al Estado. En efecto, la caída de las retenciones tendría consecuencias catastróficas para el modelo económico porque, con una soja que en el Mercado de Chicago se cotiza a casi 390 dólares la tonelada, aún manteniendo el nivel propuesto por la oposición, convertiría a la Argentina en un territorio de monocultivo. Ningún productor agropecuario, chico o grande, tendría interés en sembrar trigo o maíz, engordar ganado o criar vacas lecheras. Y entonces sí, habría que importar trigo pan, leche y carne, compradas obviamente a precios de commodities, es decir, dolarizadas.
Hace unos pocos días se hizo público que un hedge fund o fondo buitre se había hecho de un porcentaje importante de la producción mundial de cacao, suficiente como para controlar el precio internacional. Probablemente no sea el chocolate un producto de primera necesidad, pero los países productores tendrán a sus habitantes sujetos al arbitrio de un especulador bursátil con las consecuencias imaginables. Algo similar puede suceder con cualquiera de las commodities de cuya exportación dependemos, las agrícolas en particular, por su incidencia no solo en el fisco sino en el nivel de vida de la población.
Si los ingresos del capital agrario se dolarizan y se dolarizan los precios de los alimentos, es justo que exijamos la dolarización del trabajo,  es decir, del salario. Con el agregado de que si no lo hacen, porque no lo van a hacer de ninguna manera, rompemos todo.
Este es el fondo de la cuestión: buscan dolarizar la economía. Saben que es casi imposible conseguirlo, que los Kirchner no son tontos ni se van a entregar, pero juegan con la crisis de las representaciones políticas y sociales, con la mediocridad de unos cuantos "representantes del pueblo", de modo tal que, aunque no obtengan un triunfo, al menos habrán esmerilado un poco la imagen pública del gobierno.
Este intento de re-dolarización tiene cierta similitud con el plan del FMI post-2001, que consistía en devaluar primero y dolarizar después, sin el nivel de una divisa competitiva sino, por el contrario, volviendo a una especie de convertibilidad recargada con un país dedicado a comprar casi todo al exterior. Y también se parece al golpe financiero de 1989 contra Alfonsín.
Y en cuanto al 82% a las jubilaciones, funciona como el auténtico populismo conservador, es para la tribuna solamente.
En este sentido, y sabiendo qué es lo que se traen bajo el poncho, me tiene sin cuidado que se hable de compra de voluntades en el Senado. Es cierto que Morales Solá, cuando las menciona , se refiere sólo a las eventualmente compradas por el gobierno y no a las voluntades voluntariamente ofrecidas desde el lado de la oposición que, como el sur, también existen.
No me parece la discusión principal. Esos tipos podrán hacerse los pelotudos, o ser auténticos pelotudos, pero son pelotudos muy peligrosos. Y es que en realidad no son opositores. Laboristas y conservadores son opositores en Gran Bretaña; demócratas y comunistas lo son en Italia; y así.
Esta oposición es anti-nacional. Es el enemigo, no importa con cuánto Laclau hoy nos hayamos desayunado.

4 comentarios:

Javier dijo...

El objetivo de la oposicion estituyente al servicio de las corporaciones esta bien claro , pwero por suerte no tienen l poder político para llevarlo adelante , ya se les cayo los del 82% , del senado parace que no sale y ahora van a diputados donde o aumentan los aportes patronales para financiar el aumento o no tienen los votos .

En retenciones la verdad no creo que puedan sacar nada y a alo sumo ahi si veto de Cristina y ningun cambio hasta despues de las elecciones de 2011

Un abrazo

HUINCA dijo...

La verdad es que Cristina lo dijo claramente: no van a retirar las retenciones. Sabiendo escuchar-no sólo nosotros, los senadores también- es que o no salen en el senado, o hay veto. Si los senadores apuestan a algo que no va a ocurrir de todos modos por ganarse unas tapas de clarín, sabrán que tronará el escarmiento más tarde o más temprano en recursos coparticipables, obras, etc. Cuando la 125 hicieron unas (erróneas) cuentas mentales perjuicio/beneficio; ahora las tapas de clarín y los banners de TN no pesan tanto como en ese entonces, y los pequeños/medianos agricultores ya saben, pasados dos años, que sus dirigentes los perjudicaron. Esto, al igual que lo de las reservas, es sólo un ejercicio destructivo, y muy visible. Además, ni que el veto fuera antidemocrático; está contemplado en la constitución por algo, lo mismo que el voto de calidad del vice en el Senado; que Cobos lo haya tergiversado es una falla en el sistema.
Son el enemigo como vos decís, pero no porque lo hayamos decidido nosotros; ellos son los que así nos han tratado y nos tratan. Así que no hay que hacerse mucho problema por lo que digan o hagan, es más, si chillan, es que lo que se haga estará bien hecho!

Unfor dijo...

Bueno; pasó la mitad del año y aún no llegaron al famoso "veto". Sumamente deseado para usarlo de tribuna de descalificación del gobierno. Y no se sivan a llegar con algún item. Con el 82% parece que no; Latorre mediante.
Así que no tienen NADA, Jorge.
Por ahora, solo mucho ruido y pocas nueces.

Ricardo dijo...

Un post esclarecedor.
Muy bueno.

Saludos.

Archivo del blog