martes, 29 de marzo de 2011

Interesante intercambio entre Tomada y Siri


Ayer, y quizás cuando los productores de 678 esperaban una férrea unanimidad respecto de Clarín, la bestia negra, sobrevino un por momentos subido de tono contrapunto entre el ministro y candidato Carlos Tomada, y el vocero de la comisión interna del taller de Artes Gráficas Rioplatenses, una de las empresas del multimedios.
Había sido un día singular: la tapa en blanco del diario, contra lo que piensa Hernán Brienza, fue quizás el más duro apriete (sobreactuado, es cierto) contra el gobierno desde que comenzó el enfrentamiento. Todo el coro de opositores se había alineado tras el equívoco de la libertad de empresa convertida mágicamente en libertad de expresión por ese adormecedor condimento electrónico capaz de virtualizar la realidad, el regreso de los brujos.
En lo personal, me quedó un regusto amargo al final, porque tengo la sensación de que algunos elementos no afloraron con claridad, como por ejemplo la cuestión de las indemnizaciones a los delegados, y si acaso Siri está redoblando la apuesta.
 Tampoco es claro qué significa aquí que la delegación interna esté al frente de la lucha de la totalidad de los trabajadores y acaso, por qué esos trabajadores no aparecen ni se solidarizan.
¿Dónde están los laburantes?
No vaya a ser que, como sucedió con la Unión Ferroviaria, aparezcan los estudiantes de psicología disciplinados tras el discurso delirante de Carlos Altamira, cortando no ya las vías del Roca sino las línea de impresión al grito de:
-¡Paren las rotativas! ¡Paren las rotativas, sin Dios ni patrón!
El elemento más importante que afloró en el intercambio fue, según veo, que la política tiene que ser capaz de conducir los intereses particulares o sectoriales, algo que bien podría convertirse en huella indeleble del kirchnerismo. Si esos intereses priman, estamos entonces en un país gobernado por las mafias, no importa que estas se disfracen de grupo empresario, orgas de presión, fundaciones que controlan la transparencia estatal, o partidos cooptados por las corporaciones.
No queda claro si Tomada estuvo a la altura de conducir el conflicto y qué pasará con su candidatura, pero los escasos 5 minutos que esperó la comisión interna en el edificio del ministerio, y el hecho consumado del piquete, fueron un apriete al gobierno, y de allí al espectáculo de la tapa blanca solo había una decisión de los creativos de imagen.
Tapas blancas, carpas blancas.
Fue evidente el desagrado del ministro ante los reproches de Siri frente a la ausencia oficial en la reunión.
El movimiento obrero es la famosa columna vertebral, claro, pero el país es mucho más que una comisión interna. No hay mala leche en esto, sino una comprobación. Parafraseando a un Perón que respondía preguntas relacionadas con las compañías de electricidad de entonces, "no puede verse el país por el ojo de una comisión interna" (en su versión original, era la CADE). Del mismo modo, el país no es la CGT ni Moyano, más allá de que sea legítimo (y muy legítimo, diría) que el movimiento obrero aspire a poner un vicepresidente en la fórmula.
Que eso sea bueno o malo para el mejor resultado electoral, es otro tema.
El kirchnerismo cometería un error monumental si entrega a Siri y la comisión interna de AGR en brazos del trastornado Altamira, del cineasta del tripartidismo o de Micheli.
Sobre todo en este momento, en el que todo puede ser tomado como argumento de campaña opositora y al gobierno le conviene no hacer olas.
Con el triunfo electoral en las manos, con un candidato de la derecha (Macri) fracasado y cuatro años por delante, Cristina se me ocurre imparable.
Al neoliberalismo le costará mucho reemplazar al pelotudo de Socma: no hay candidato a la vista, para desesperación de los grupos concentrados que siguen teniendo a Clarín como conducción estratégica.
No conviene, eso sí, caer en el triunfalismo y creer que alcanza con el bullicio de La Cámpora y los resultados de Catamarca y Chubut. No alcanza con eso, y tampoco creer que Clarín está derrotado.
No lo está.


  



 

8 comentarios:

Unfor dijo...

Bien el análisis. A mi me preocupó la cosa, mas o menos de la misma manera. Salvo que por los medios, no dejaron de reivindicar los muchachos su apoyo al gobierno.
Ojalá Tomada tenga muñeca.

Anónimo dijo...

No se puede mirar el país por el ojo de la cerradura de la CADE, le dijo Jauretche a Del Rio, que como Perón no nacionalizó la CADE siguió siendo opositor al gobierno. Y Perón hizo algo mejor que nacionalizar la CADE: creó Agua y Energía Eléctrica, una empresa por encima de la CADE.

Anónimo dijo...

No sigo mucho el conflicto con los despedidos de Clarin porque me aburre. Me aburren Clarín, sus periodistas y los opositores, y me aburre el gobierno, sus periodistas y los oficialistas, pero si no estoy equivocado, Clarin está incumpliendo una sentencia judicial. Y si es así: ¿de quién es la responsabilidad de hacer cumplir la sentencia? ¿No es del Poder Judicial? ¿Pero qué pasa cuando el Poder Judicial no garantiza el cumplimiento de las sentencias? ¿Debe o puede hacerlas cumplir el ejecutivo?
Fuera del caso de los despedidos, Clarín viola la ley al impedir y prácticamente la existencia de una comisión interna. Si en las elecciones del gremio ni siquiera pueden votar dentro del diario, como es costumbre en cualquier empresa. Finalmente, no entiendo bien qué quiere decir el autor

Ricardo dijo...

Vi el contrapunto anoche y pensé lo mismo: lo están apretando al gobierno. Creo que Tomada salió bien parado del cruce.

Ahora, por el lado de Clarín, ganarían más aprovechando esta contradicción que apelando a la desinformación de sus lectores. Pero están enceguecidos.

Saludos.

Anónimo dijo...

Es injusto con los muchos estudiantes de psicología que no siguen al PO

Alicia Rotela dijo...

Vi el programa 678 de ayer, leo su nota y me parece que hay cuestiones que aportan y otras que no. En ppio. me parece agresivo y no real el comentario innecesario de los estudiantes de Psicología ya que hay una diversidad representativa de todos los sectores participantes y tambièn estudiantes que apoyen éste gobierno e independientes. A su vez La Cámpora ocupa hoy un lugar de esperanza y alojamiento del pensamiento de la juventud tal vez la vanguardia del momento, todos sabemos que no alcanza pero porque nos falta mucho màs por andar y construir, el comentario podría haber sido seguir el modelo de ellos. Con respecto al tema central creo que el gobierno debe afinar sus responsabilidades(prevención polìtica)todo será usado en contra hoy los gremios son el blanco de la oposición. Aquello que haya quedado pendiente hoy será agudizado hasta el hueso. Una comisión interna no define las polìticas del paìs, pero resolvè con responsabilidad porque el hecho es que Siri está instalado y adquiere el protagonismo deseado. De ambos lados,se convierte en la frutilla del postre.Veremos quien se la come.El gobierno tiene los cubiertos en la mano los demàs se relamen como ratas hambrientas.

oscarfquinteros dijo...

Yo tambien suscribo lo de Jorge, y también comparto sus dudas. En ese contrapunto quedó flotando la duda de cuanto apoyo tiene Siri del resto de los trabajadores, y hasta donde creen que se puede tirar de la soga, sin salpicar al gobierno y cuanto puede rendir frutos la epopeya de Siri, como tambien me quedo la sensación de que Tomada dejó entrever un "hasta aqui llegue" en clara alusión a su impotencia ante la indefinición de la justia para "entrarle" al grupo, que nos muestra una vez mas su poder de fuego. Como es habitual en el grupo, juegan al desgaste del gobierno, con mayor razón lo haran con los delegados, con un resultado previsible, y la otra es que le suelten la mano a Siri y pase al olvido o también, que los delegados le pongan los ceros al cheque y aqui no paso nada, y a esto ya lo vi en mis largos años de laburante.

Jorge Devincenzi dijo...

Alicia: el comentario sobre los estudiantes de psicologìa es tan real como que es irònico. Pueden haber sido de antropologìa, filosofìa, sociologìa o podoloogìa

Archivo del blog