lunes, 28 de marzo de 2011

Desde ahora mismo, este blog será PATRIA O COLONIA

Debí empezar por esto, o quizás no. Discurrir sobre el el título del blog me recuerda una estudiantina, y pido disculpas a los lectores que comparten ese punto de vista.
Me imagino ahora a don Roberto Noble sopesando cuidadosamente distintos títulos para el diario que planeaba sacar en otras épocas de la Argentina, cuando era un socialista cajetilla cercano a Fresco, el fraudulento.
No había entonces, cuando don Roberto cavilaba recorriendo tablaos o cabarets, clarinadas que advirtieran sobre el desarrollo de la industria pesada. Tampoco debió imaginar, estoy seguro, sobre la sospecha de que unos análisis de ADN pudieran cambiar dramáticamente el rumbo de un multimedios, y menos todavía que la tapa tuviera el poder de voltear a un gobierno, o cuanto menos intentar esmerilarlo, como intenta inútilmente hoy en día.
No. El "ideario" de Don Roberto iba por otros rumbos más cercanos a los módicos capitales alemanes que le dieran el impulso inicial (capitales que, justo es recordarlo, serían congelados en medio de la segunda guerra mundial dando origen más tarde al poderoso grupo DINIE de empresas industriales), a las notas de deportes y espectáculos, y a los avisos clasificados donde, seis décadas después, reinaría el rubro 59. Por eso terminó siendo "Clarín", por sus resonancias militaristas: como todos sabemos, el clarín estridente sonó cuando llegó la hora de la espada.
"La Nación", tribuna de doctrina, se refirió siempre al concepto que Mitre tuvo sobre la idea de Nación, a saber, una Colonia inglesa o una Colonia en general.
Del otro lado, "Qué" llevó a miles de lectores el pensamiento de Arturo Jauretche y la resistencia peronista. "Noticias" fue un diario cercano a Montoneros. Y "El Mundo", al PRT-ERP. Durante muchos años, "La Razón" fue la razón de los servicios de inteligencia.
De modo que, en materia de títulos, tenemos de todo: los que sugieren un rumbo, los que no y los que más o menos.
Desde hoy este blog volverá a su título original, Patria o Colonia, porque esa es la cuestión. Porque he recibido juiciosos comentarios sobre la etimología precisa del término "jarana", aunque vale tener en cuenta que las palabras cambian su significado según las épocas y los lugares.
Pero también porque creo que  la "alegría" (tomada aquí, acaso equivocadamente, como sinónimo de jarana) en sí misma poco representa cuando no tiene un motivo, motivo del que forman parte no solo la voluntad sino también la decisión y el rumbo. Tenemos alegrías bobas, alegrías serias o aburridas o profundas, jaranas a secas, bullicio que parece alegría, y también esos goces derivados de la corrupción política y la corrupción en general, como la hoy desacreditada vida loca.
De esto cavilaba el autor, que se permite ahora el uso presuntuoso de la conjugación, durante la monumental movilización de este 24 de marzo, teniendo un ojo puesto en los dolores y ausencias que expresaba, y el otro en el uso y abuso del cotillón y el jolgorio como si éstos reemplazaran a los motivos profundos que movilizan a los pueblos. Se preguntaba qué significa transformar la realidad, o en todo caso qué es la política si no transforma la realidad y su necesario colofón, a saber, que aquello que no transforma la realidad no es política sino otra cosa más pedestre y que por ahora no definiremos, y fue allí donde se perdió por un momento, confundido entre otros miles y miles que caminaban hacia Plaza de Mayo.
Al fin y al cabo, "la revolución productiva", el "salariazo", etc., fueron el cotillón y el marchandising de la más monumental entrega de la Argentina de que se tenga memoria, aunque eso hubiera comenzado en 1976 o incluso en 1955.

Los tipos de nuestra generación tenemos serios motivos para estar alegres hoy en día, siempre y cuando insistamos en este rumbo. Y confiamos en que así será porque las nuevas generaciones llevarán nuestra bandera hasta la victoria.

3 comentarios:

Moscón dijo...

Bueno,lo agendo.

Unfor dijo...

Bien ahí !

Anónimo dijo...

La cuestión está centrada, pero la explicación simplifica y no llega al hueso. La CGT simula apoyar a Boudou. El PJ simula apoyar a Filmus. La Cámpora simula ser heredera de la JP. Y sin embargo, apoyo a este gobierno.

Archivo del blog