viernes, 6 de junio de 2014

¿QUE DIJO LA PRESIDENTA AYER JUEVES?



En su última cadena nacional, que tanto molestan a Nelson Castro, la Presidenta se refirió el jueves 5, dirigiéndose al ministro de Economía Axel Kicillof, presente en el recinto, a un suceso que había protagonizado el economista en su breve paso como entrevistador del diario BAE, en aquel entonces propiedad de Daniel Hadad.
De muy buen humor la Presidenta, cabe agregar.

Según relató Cristina, la entrevista fue breve y a los pocos días (corría el año 2002), Kicillof fue cesanteado de BAE precisamente por lo que se había animado a preguntar a Guillermo Laura, en la época en que este había presentado un plan como para tapizar de autopistas el área urbana, a saber: "¿cuál es el costo-beneficio de ese plan?"
Laura no respondió.

Laura fue secretario de Obras Públicas de la intendencia de Osvaldo Cacciatore. Cacciatore había sido ascendido a brigadier aunque en la carrera de aviación sólo había llegado a capitán: su heroísmo, el que le permitió ascender al máximo escalafón, consistió en bombardear a gente indefensa el 16 de junio de 1955 montado en un avión cuyo fuselaje, además de la escarapela, ostentaba la leyenda “Cristo Vence". Cobarde, huyó a Uruguay luego de arrojar su carga.
Esos son los héroes históricos de Mauricio Macri. Los actuales son Laura Alonso y Patricia Bullrich Luro Pueyrredón.


Guillermo Laura (genio creador de las autopistas) propuso, en 2002, un plan parecido al de las que se habían construido en la dictadura, el denominado Master 2000, que consistía en cavar en la ciudad una red de autopistas subterráneas. 
No era un plan faraònico sino perverso, porque se proponía reditar lo que había hecho antes como secretario de Cacciatore y titular de Autopistas Urbanas S.A. (AUSA), la empresa que construyó -con aval del Estado terrorista- las autopistas actuales y deparó -mas allá de la celeridad que tienen los automovilistas- una serie de horrores urbanos y una erogación monumental por expropiaciones, y expropiaciones inversas para las prometidas pero no realizadas.
Con el agravante de que en 1982 el presidente del BCRA, Domingo Cavallo, estatizó la deuda privada de AUSA cercana a los 1.000 millones de dólares de aquel entonces, cuando el petróleo costaba 10 dólares el barril: hoy cuesta más de 100.
Eso se produjo vinculando los seguros de cambio que decretó el ministro Sigaut en 1981 con la tasa de variación de los precios mientras se devaluaba el peso.
Otra deuda a la que estuvo vinculado Gujillermo Laura fue la asociada con el Parque Interama: 119 millones de dólares. De aquella época.
¡Aquí están, estos son, los que hundieron la nación!

Archivo del blog