miércoles, 28 de julio de 2010

Los filibusteros de las prepagas

El sistema de salud en Argentina tiene tres patas: los hospitales públicos, según el sistema francés; las grandes obras sociales, al modelo alemán: y por último las prepagas, el gran descubrimiento yanqui y entre nosotros, como no podría ser de otra manera, invento de los '90, del winnie poo y de las relaciones carnales. En aquellos años, para denostar lo público, se decía que toda actividad requería "regar el arbolito". Pues ahora, ese arbolito fue privatizado y hay que seguir regándolo.

Contrariamente a lo que repite el mito, las obras sociales sindicales no son un invento del peronismo sino del dictador Onganía, quien mediante un argumento imposible de rechazar (un cañonazo de millones de dólares), quiso comprar a los gremios cercanos al peronismo mediante la ley 18610, octubre, 1970. Ya se había producido el Cordobazo. Vandor se preparaba para repetir la hazana de El Galeao. Perón simulaba conducir el movimiento.

Esa, la de arriba, es sólo una descripción que no explica nada de nada. Uno podría pensar que las "patas" funcionan bien, se complementan, pero no es así.
Del trípode, y suponiendo que la atención de, por ejemplo, los hospitales públicos de la CABA sea de excelencia y uno no tiene que llegar a las 3 de la mañana para, con suerte, conseguir un turno, las prepagas son el lado abominable del sistema. Si recurriendo al diccionario de sinónimos de Barcia, o al más modesto del Word, agregara otros adjetivos como atroz, intolerable, ominoso, monstruoso, o nefasto, no aclararía tanto como si escribiera con todas las letras, y lo hago, que son unos reverendos hijos de puta. Jamás antes de ahora he recurrido a semejante degradación del lenguaje, ni siquiera en una de mis notas levantada por el compañero Varela Cid en su página: para leerla hay que desembolsar dos dólares y en ella, lo anticipo, no se devela el misterio de Cuarto Amarillo.



Cuadro de situación:

1. El proceso de desindustrialización iniciado en el 76 y profundizado en los '90 redujo a los otrora poderosos sindicatos industriales en favor de los de servicios. Muchas nuevas actividades inclasificables engrosaron el gremio de Comercio. De fondo, la discusión de agruparse por rama o actividad. A ver, en la Ford funcionan varios sindicatos: esa atomización reduce el poder de negociación, obvio. Por ejemplo: trabajadores que manejan enormes máquinas impresoras de facturas de servicios y resúmenes de cuenta de bancos, o diseñan soportes informáticos, por caso el caso de la española Azertia-Indra, están afiliados a Comercio. El crecimiento del sindicato de Camioneros es otro ejemplo. Muchas otras actividades han quedado en la nebulosa, y por el bajo nivel de solidaridad laboral, es la empresa la que decide a qué obra social se deben afiliar sus empleados.

2. Para el caso, una de estas empresas, de actividad inclasificable relacionada con la informática pero también con las telecomunicaciones, contrata a la prepaga Osim. ¿Qué es Osim? Una oficina con un teléfono, o muchos, y un infaltable 0-800 con una voz grabada que nos va guiando por... distintas obras sociales. "Si usted está afiliado a.... marque 1", y así. Osim, sin embargo, tiene un área estratégica: la auditoría. Oficina, señorita de voz amable adiestrada como se adiestra a los vendedores de YAME-YÁ o a los del área de prevención de suicidios en la CABA, y un auditor que se ocupa de lo único que realmente interesa: el costo. Para la telefonista, la consigna es: Paciencia.

3. La prepaga Osim es una gerenciadora que contrata a distintas sub-gerenciadoras (para el caso, Visitar), que a su vez contrata a específicas sub-sub-gerenciadoras (para el caso, Mensana). Ninguna de ellas tiene un solo médico entre su plantel, pero sí contrata especialistas constituidos en monotributistas. Estas especialidades incluyen la medicina general (clínicos), hospitales generales o con alguna especialidad, y las emergencias, cada una de ellas empresas individuales. El sistema no está abandonado a su suerte: el Estado controla a través de la Superintendencia de Salud.

4. Todo parece perfecto. En el caso que nos relataron, un adulto afiliado (por la patronal) a la prepaga OSIM presenta un problema psiquiátrico. Hay o habrá cuestiones genéticas, estructurales, familiares, o lo que fuera, pero hay un desencadenante: la empresa donde trabaja, la que contrató a OSIM, anuncia que cerrará sus puertas en los próximos meses, con lo cual la prepaga tiene que aguantar 3 meses. La situación psiquiátrica deriva en sucesivas crisis de alcoholismo. EN medio de una de esas crisis, con el paciente internado en la guardia de un hospital público, el psiquiatra que lo atiende sugiere la inmediata internación, y lo escribe. Luego, un psiquiatra coordinador (al parecer de varias sub-gerenciadoras) también elabora un informe aconsejando la inmediata internación. Y presenta el tal informe, o lo hace circular por la gerenciadora, la sub-gerenciadora y la sub-sub-gerenciadora.
Surge un primer obstáculo en el terreno de lo real y en aquello que se debe proteger: el paciente no tiene ninguna voluntad de internarse.

5. Miembros de la familia se comunican con Osim. Quienes los derivan a Visitar, quienes los derivan a Mensana. Luego, el camino inverso: de Mensana a Visitar a Osim. Un médico coordinador se comunica con ellos y les sugiere la elección de una decena de centros especializados que figuran en una página web. La lista se reduce a tres centros: A, B, y C. Un ejecutivo de Osim llama a los familiares y aconseja una visita inmediata al centro D. "Todo está arreglado", informa el ejecutivo. A su vez, el médico coordinador también se comunica y hace una extraña sugerencia: "no espere a la obra social, intérnelo ya en cualquiera de los centros de la lista, el que usted elija, y después vemos. Pero quédese tranquilo porque el tratamiento está previsto en el PMO".
Un "después vemos" para un paciente que paga su obra social, descontada por recibo de sueldo. Un tratamiento que, en forma privada, sale muyyyyyy caro.

6. Primera entrevista del paciente, acompañado por sus familiares, al centro D. Es recibido por un psiquiatra y luego por un psicólogo especializado en adicciones. Luego de una larga charla, ambos profesionales coinciden en reconocer la gravedad de la situación y aconsejan (en la medida en que el paciente no reconoce la necesidad de internación) que se haga un tratamiento ambulatorio denominado Hospital de Día, al que definen como una internación sin pasar la noche en el establecimiento. Dicho lo cual, ponen por escrito lo aconsejado y hacen firmar al paciente y al familiar que lo acompañó.

7. Osim, a través de su ejecutivo, parece seguir paso a paso la cuestión. Y aconseja que se recorran todos los centros que se consideren adecuados. Se sucede entonces la primera entrevista del paciente, acompañado por sus familiares, al centro C. Se repite el mismo esquema, el mismo diagnóstico, el mismo consejo, pero no se vuelca por escrito.

8. Con la experiencia acumulada en los centros D y C, y teniendo en cuenta que el D fue indicado por la propia obra social Osim,  los familiares del paciente se dirigen al ejecutivo de la obra social expresando su voluntad de elegir precisamente el que había indicado Osim, es decir, el C. O en otras palabras, ningun a actitud rebelde, nada de creer que se está haciendo la revolución ni tomando el Palacio de Invierno.
La respuesta fue: "no, imposible, los médicos indicaron en su informe la inmediata internación, y esos centros, si bien usted me dice que la modalidad hospital de día es similar a la internación, aquí el informe dice específicamente internación inmediata y según el nomenclador de salud, son dos cosas distintas. Hable con los médicos para que cambien el informe. Nosotros así no podemos hacer nada".

9. Los médicos se niegan terminantemente a cambiar su informe original. Es como si hubieran aconsejado primero una apendicits aguda y ahora un ligero dolor abdominal no específico. Y menos si se los sugiere un lego: ¡cómo a ellos, alguien osa...!!!

10. El estado del paciente, la emergencia, no tolera denuncias a Defensa del Consumidor, a la Superintendencia de Salud, ni denuncias penales por abandono de persona, estafa, etc., y menos todavía poner al paciente bajo la jurisdicción de un juez, ya que uno, curtido, puede sospechar que la justicia no funciona mucho mejor que el resto del Estado, y una medida así es un camino sin retorno.
Y dejemos de lado si uno está de acuerdo con ser tomado como "consumidor", sabiendo que la OMC considera "mercancía" a la salud y a la educación. Y dejemos por un momento de lado si el Estado está efectivamente ausente en el control de este negocio.


Se abren varios caminos ninguno de los cuales contiene lo principal, el paciente:
sacar cartas en los diarios, mandar a Crónica TV, efectuar las mencionadas denuncias a entes estatales, iniciar acción penal, recurrir al Chavo, fabricar una bomba con C4.
Pero aún tomando cualquiera de estos caminos, lo que se ve aquí es
DESPROTECCIÓN


8 comentarios:

Carlos dijo...

Muy bueno, y ahora cuál es la propuesta? Sabemos que hace más de 20 años que la salud es un negocio con el que lucran tipos que están tan lejos de querer ayudarte y hace taaaantos años, que ningún gobierno se ha puesto minimamente a ver de que se trata y que convengamos, tampoco las Obras Sociales cubren con algo de eficiencia( te dice algo la Bancaria)IOMA ? OSPLAD ? OSECAC ? y sigue la lista y en lo específico del post,la atención psiquiátrica, hace 30 años que conozco el problema, soy médico psiquiatra, harían falta una reforma que excede lo imaginable para comenzar a ser entendida, abordada y con suerte, modificada en lo que seamos capaces de modificar.
Saludos.

Jorge Devincenzi dijo...

Sí, Carlos, tenés razón, y comencé planteando el problema. Quiero seguirla. Y la propuesta, o recabar las distintas propuestas, es necesario.

Simone de Beauvoir dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Eva Row dijo...

Sí Jorge, era necesario este post y hay que seguirlo. Habría que hacer un blog específico para que todos cuenten sus propias experiencias y poder llamar la atención. Es insufrible todo eso cuando uno está deseperado por alguna situación.
La semana pasada tuve un episodio de falta de aire por el frío, creí que me estaba muriendo, sinceramente, nunca me había pasado, estuve con un mínimo de aire por casi 6 horas. Mi marido llamó a la Obra Social para pedir médico o para saber dónde está la guardia médica que la cambian cada rato: no había guardia médica. LLamamos a médico a domicilio y la telefonista dijo que era una concesionaria, que no sabía dónde estaba la guardia de Ostpba (periodismo) y que si el paciente no estaba inconsciente la demora era de dos horas.
Mi marido preguntó ¿y si tuviera que internar a mi señora donde la llevarían? Le contestaron: ah no sé, eso lo tiene que saber usted, nosotros no internamos a nadie, tiene que llamar a su obra social y pedir una ambulancia. La Obra Social sólo te daba el teléfono de esa empresa de emergencias, NADA DE AMBULANCIAS, NADA DE GUARDIA MÉDICA.

Jorge: este excelente post lo republiqué en La Cooperativa que ahora se llama "El post seleccionado".

http://blogcooperativa.blogspot.com/2010/07/los-filibusteros-de-las-prepagas.html

manuel el coronel dijo...

Consecuencias de la lógica financiera en los servicios sociales más sensibles como salud o educación. El comandante Chávez hace años planteó la ecuación, la mejor forma de combatir a las corporaciones de la salud (y de la educación) es justamente optimizando la salud pública (y la educación). El tema, lo plantamos en su mometno, pasa hoy por la defectuosa formación médica en cuanto a la concepción social y política de sus egresados. Osea, necesitaríamos una sede de la Escuela Latinoamericana de Medicina.

Carlos dijo...

Manuel, me parece que lo que necesitamos son gobiernos que priorizen realmente éstas polítcas, Salud Pública!!! Que te parecía "La Hormiguita" Lic en no sé que, a cargo del Ministerio de salud pública? Te acordás? Cuándo saltó la gripela y el dengue, sentía que estábamos en manos de irresponsables e ineptos!! Si hubiera sido más grave el tema, no sé que hubiera ocurrido. Ah, si , me vas a hablar de la trasversalidad, cómo con el Cletito...Naaahh, no le tirés el fardo a los médicos, ninguna Academia de las Américas, laburemos en serio acá, si las multis farmacéuticas y prestadoras prepagas para pocos te dejan. Desde que se desrreguló la actividad, año 91´, te acordás? Mingo, Charly and Companny nos entraron sin anestesia y todos!!!! lo votaron ché, por favor, no me la vas a contar tan facilonga!
Saludos.

Anónimo dijo...

O que um bom post. Eu realmente gosto de ler esses tipos ou artigos. Eu não posso esperar para ver o que os outros têm a dizer.

Anónimo dijo...

Somos un grupo de voluntarios y la iniciativa de comenzar una nueva marca en la comunidad. Su weblog nos proporcionó información valiosa para trabajar. Usted ha hecho un trabajo maravilloso!

Archivo del blog