sábado, 25 de mayo de 2013

ES EL CAMBIO EN LA RELACIÓN DE FUERZAS, ESTÚPIDO

Dicen que Bill Clinton (demócrata) inauguró el método con su frase "¡Es la economía, estúpido!" y George Bush (republicano) lo continuó. No me consta y no importa demasiado.
Hoy subimos la habitual columna del diputado (MC) Eduardo Di Cola, quien semanalmente nos envía su punto de vista sobre la coyuntura. Éste se titula CAMBIO EN LA RELACIÓN DE FUERZAS.

Hace unos días compartíamos esta misma idea (y la de la recuperación de la autoridad presidencial) junto al amigo Rubén Manusovich, titular de Fedecámaras. Los comerciantes minoristas agremiados son seguidores de dos dirigentes, que expresan dos líneas: Manusovich y Cornide. 
El primero acusa al segundo de ser liberal y de haber apoyado a la dictadura cívicomilitar como asociado de Apege, fundada en 1975 para organizar el golpe entre los empresarios. Es cierto.
Cornide, entretanto, se defiende diciendo que Manusovich no tiene mucha representatividad en el pequeño comercio y que él, Cornide, hoy es fiel operador del gobierno nacional. Es cierto, parece ser un fiel operador.
Es lo que hay.
Como no me meto en la interna de los comerciantes, agrego la nota de Eduardo Di Cola titulada  CAMBIO EN LA RELACIÓN DE FUERZAS. 



Indudablemente como “década ganada” podemos resaltar los increíbles resultados sociales, políticos y económicos alcanzados.
Mucho se está diciendo y mucho más se podría decir.
Pero quiero rendir mi homenaje resaltando una cuestión previa sin la cual no podríamos exhibir los logros que nos enorgullecen.
Me refiero al cambio en las relaciones de fuerzas que conviven en la sociedad.
La inclusión social, el crecimiento económico, el desendeudamiento, la recuperación del aparato productivo y la memoria, verdad y justicia, no hubieran sido posibles sin la voluntad del Presidente Néstor Kirchner en recuperar para la política la capacidad de decisión que se había perdido en manos del poder económico concentrado y sus aliados.
Precisamente esta es la causa por la cual combatieron a Néstor y se ensañan contra Cristina. No son los errores los que les resultan insoportables. No pueden tolerar que ya no sea obvio quien manda.
Esta voluntad política que nace de la más firme convicción, marca un rumbo que indefectiblemente lleva al enfrentamiento con los sectores que deben retroceder en sus privilegios.
Cuanto más avancemos desde la convicción política, quedará en evidencia de cuanto fuimos capaces de hacer retroceder a los que no renuncian a su capricho de decidir en defensa de sus propios intereses.
Al mismo tiempo, cuanto más privilegios deban resignar, más feroces serán en la oposición que ejerzan.
Quiero finalizar rindiéndole un homenaje a la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner por la pelea denodada que lleva adelante para consolidar un proceso que nos conducirá a muchas más “décadas ganadas”.
Queda en nosotros los dirigentes, militantes y comprometidos con el proyecto dar la lucha en todos los frentes sociales, para que se comprenda que la disputa está planteada entre quienes creemos en la política como única herramienta legítima de decisión, contra las corporaciones que solo se defienden a sí mismas.
Muchos de los que aún no lo comprenden, ya comprenderán que la crispación y malestar social que tratan de instalar como resultado de un enojo hacia el gobierno, no es más que su propia bronca que trasladan a la sociedad para convertirla en aliada en su lucha para mantener sus propios privilegios.
Como portadores de una verdad histórica, la lucha y el tiempo se encargarán de demostrarlo.

                                                                            


Archivo del blog